La importancia del juego en la infancia

¡Hola a todos y bienvenidos al Blog de AD Psicologia! Hoy os vengo a hablar de la importancia del juego infantil. Todos sabemos lo mucho que un niño se puede  divertir mientras juega, a final de cuentas también fuimos niños algún día, ¿no? Pero, ¿sabemos realmente la importancia del juego? ¿Qué tipo de juego debemos fomentar? Pues si este tema te interesa, en este artículo os recopilaré los datos que me parecen de más interés acerca de este tema.

Pues bien, la infancia es considerada un periodo crítico en la vida humana y en esta fase, los padres suelen preocuparse sobre todo con el desempeño escolar, pero no son muchos lo que atienden a la importancia del juego. En casa, en el parque, en la ludoteca, solos o acompañados, lejos de ser solo una diversión, el juego en la infancia promueve el desarrollo social y emocional ya que propicia que el niño aprenda y que obtenga una representación del mundo, desarrolle la práctica verbal y no verbal, se adapte al medio y asimile todo lo que les rodea, así que,  ¡¡a jugar se ha dicho!!

Aunque el juego nunca debe ser una actividad impuesta a los niños, a seguir os doy unas ideas de qué juegos debemos fomentar según la etapa de desarrollo que se encuentran:

En los primeros dos años de vida, los juegos son básicamente de carácter sensoriomotor y para entretener a un niño no hace falta juguetes caros ni mucho menos, a esta edad les gusta todo lo diferente y cuando empiezan a tener la oportunidad de  moverse por ellos mismos, empiezan a explorar por su cuenta. Así que  podéis crear vosotros mismos una cesta de objetos, atendiendo siempre al tamaño, ya que seguramente los llevaran a la boca a la primera oportunidad. Sed creativos en la diversidad de colores, formas, texturas, temperaturas, materiales e incluid objetos que al tocar hagan diferentes sonidos La exposición a esta diversidad proporcionará al niño nuevas experiencias exploratorias dentro de un entorno seguro y controlado.

Entre los dos o tres años y hasta los cinco o seis, los niños desarrollan la capacidad imaginativa y con ella aparece lo que llamamos juego simbólico, que consiste en sustituir un objeto, evento o situación ausente por algún elemento dado o imaginado que pueda representar de manera ficticia lo ausente. En esta etapa los niños son capaces de representar su día a día y con eso a través del juego pueden resolver posibles conflictos y asimilar experiencias.  En esta etapa, suelen querer imitar a los adultos que tienen como referencia, así que  podemos ayudarles siendo ejemplos en la vida diaria, jugando con ellos y ayudándoles a crear nuevas historias y personajes.

A partir de los siete años los juegos con reglas ayudan al niño a conocer las reglas y los límites, hecho que facilita el aprendizaje acerca de las reglas y límites del mundo “real”, ya que sufren las consecuencias por no cumplir con lo establecido. Los juegos en equipo también son importantes ya que además del conocimiento de reglas también fomentan la cooperación. Los juegos de mesa, el fútbol y la rayuela son ejemplos de juegos de este tipo.

Por otro lado, para los adultos, sentarse y jugar con los niños puede constituir una actividad de relajación y placer y una buena oportunidad para alejarnos de la rutina estresante, eso claro, sin contar que es una manera muy especial de acercarse a los pequeños.  Así que aprovechad la oportunidad que se os brinda y jugad siempre que tengáis la ocasión de hacerlo!!!

Saludos desde Vilanova i la Geltrú

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *